Las Tres Montañas

(Mensaje de Navidad de 1972 – 1973, 21 de 25).

Por medio de esta obra conocerán los estudiantes gnósticos de avanzada, los ocultistas de escuelas superiores, los religiosos de avanzada, la senda de la liberación que por primera vez en la vida dan a conocer en obra escrita.

La enseñanza gnóstica primaria nos conduce al conocimiento del cuerpo físico, del alma mortal y del espíritu inmortal. Conociendo nuestro cuerpo sabemos en qué vehículo andamos y quien manda y gobierna en él; comprendemos que podemos mejorarlo y mejorar a su dueño, nos damos cuenta de que quien maneja el cuerpo es el alma y que ésta es el resultado o consecuencia del peregrinaje del espíritu en la materia, nosotros la llamamos alma sensiente porque hasta allí es producto de los sentidos y consciente porque es conocimiento vivido y de allí el nombre de conciencia; se nos enseña a convertir el alma mortal en el alma inmortal.

La conciencia, o sea nuestra alma, la desembotellamos por medio de tres factores que la revolucionan: MORIR, NACER, SACRIFICIO, puesto que ella se encuentra dormida, encerrada entre miles de vicios, manías y defectos que como lastre indeseable llevamos consigo. 

=

Publicado en 1.972

=

1º edición, Bogota, Colombia.

=

Portada original de la edición.

RECOMENDADOS

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS LEER