Rosa Ígnea

No hay selva que no tenga su genio… No hay árbol que no tenga su criatura, sus poderes y su inteligencia…

No hay árbol sin alma… Todo vegetal es el cuerpo físico de una criatura elemental de la naturaleza…

Las plantas tienen alma, y las almas de las plantas encierran todos los poderes de la Diosa Madre del Mundo…

Las almas de las plantas, son los elementales de la Naturaleza. Estas criaturas inocentes todavía no han salido del Edén, y por lo tanto aún no han perdido sus poderes ígneos…

Los elementales de las plantas, juguetean como niños inocentes entre las melodías inefables de este gran Edén de la Diosa Madre del Mundo.

=

Publicado en 1.954

=

4º edición.

=

Portada original de la edición restaurada

RECOMENDADOS

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS LEER